Globered
Consigue tu propia página web
"Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" Hechos 4:12
JESUCRISTO ES EL SEÑOR Y SALVADOR


0 0 0

Historia y Distintivos de la Iglesia Bautista - Parte 3

Tercera parte de la Historia de la Iglesia o Iglesias Bautistas

Por: Huperete | Publicado: 28/02/2011 20:51 | |

Capítulo V

 

Todo Creyente Es Sacerdote

 

"Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de Aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable."  -l Pedro 2:9

 

Introducción:

Uno de los rasgos que más contraste demuestra entre el catolicismo y la doctrina bautista es el concepto de cómo acercarse a Dios. El catolicismo ha adoptado una mezcla de judaísmo y paganismo en el desarrollo de su sistema sacerdotal.  En contraste, los bautistas de todos los siglos y de todos los lugares del mundo siempre han llegado a la misma conclusión:  desde la venida del Señor Jesucristo y su muerte y resurrección, el hombre pecador tiene acceso al Padre por medio de Cristo puesto que El es el único mediador entre Dios y los hombres. ¿Cómo es posible que gente tan diversa como son los bautistas a lo largo de veinte siglos llegasen a la misma enseñanza al respecto? Es porque los bautistas siempre vuelven a la Biblia como su única autoridad de fe y práctica. Aunque los bautistas pueden diferir en otros puntos, la doctrina del sacerdocio de cada creyente es tan clara en la Biblia que solamente puede tener una interpretación.

 

¿Qué significa exactamente el sacerdocio de cada creyente o el sacerdocio universal?

 

"Esto significa que cada creyente «nacido de nuevo» puede orar a Dios directamente por medio de Jesucristo, el Sumo Sacerdote, sin mediación humana." (Brown, p. 18)

 

A. El Sacerdocio Universal - Cada Creyente es su Propio Sacerdote:

 

1. Una Distinción:

a. Un profeta habla de parte de Dios al hombre.

b. Un sacerdote es un intermediario entre el hombre y Dios. Antes de poder hacer intercesión el sacerdote tenía que ofrecer los sacrificios requeridos para aplacar la ira de Dios.

c. Ambos oficios se cumplieron en el Señor Jesucristo.

2. El Trasfondo del Sacerdocio Universal:

a. Cuando Dios sacó a Israel de Egipto les ofreció entrar en una relación con ellos donde todos formarían un reino de sacerdotes. Aunque el pueblo respondió a una diciendo que sí (Ex. 19:5-8), poco tiempo después perdieron ese privilegio cuando rindieron culto al becerro de oro. En aquel día cuando Moisés les confrontó fueron los levitas los que se pusieron al lado de Jehová y así se consagraron a El (Ex. 32:26-29). Dios entonces tomó a los levitas como sacerdotes en lugar de los primogénitos que le fueron consagrados desde el día en que hizo morir a todos los primogénitos en la tierra de Egipto (Núm. 3:12-13). Lo que tuvo que haber sido un privilegio universal terminó siendo el privilegio de una sola tribu.

b. Dios dio la profecía del sacerdocio universal por medio de su profeta Jeremías al declarar que establecería un nuevo pacto con Israel (31:33-34). El autor de la Epístola a los Hebreos declara que el nuevo pacto fue establecido con la venida de Jesucristo y confirmado con su muerte. Desde la muerte de Cristo el nuevo pacto (o testamento) es vigente (He. 8:8-13; 9:15-17). La conclusión lógica es que tenemos libertad para entrar en el Lugar Santísimo—a la misma presencia de Dios Padre—por medio de la sangre de Jesucristo (He. 10:19-22), es decir, cada creyente es su propio sacerdote.

El privilegio del sacerdote es su acceso directo a Dios.

 c. Aludiendo al pacto que Dios quiso establecer con todo Israel, Pedro declara que los creyentes formamos un "linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios" (l P. 2:9). En otras palabras, cada creyente es su propio sacerdote.

3. La Base del Sacerdocio Universal

a. Cristo es nuestro Gran Sumo Sacerdote (He. 4:14-16; 10:19-22).  Podemos acercarnos confiadamente al trono de Dios porque Cristo nos abrió el camino.

b. Cristo es nuestro único Mediador (la Ti. 2:5; He. 7:24-27; Efe. 2:18; Jn. 14:6; la Jn. 2:1). La Biblia afirma varias veces que Cristo es el único Mediador.

c. Cristo nos hizo sacerdotes (Ap. 1:5-6; 5:10). Cristo nos hizo sacerdotes para poder disfrutar de una relación personal con Dios.

Nota: El Nuevo Testamento no sólo desconoce el uso de otros mediadores - sean santos, ángeles, sacerdotes de oficio, o la mismísima virgen María - sino que los repudia tajantemente.

 

B. La Oración — El Ministerio del Sacerdote Cristiano

 

1. El Significado de la Oración

a. "La oración es la comunión con Dios. Es la adoración por la cual los hijos de Dios tienen comunión con él y presentan ante él sus peticiones." (Brown, p.18).

b. 1 Timoteo 2:1 menciona cuatro tipos o divisiones de la oración. Se suele hablar de cinco elementos.

Rogativas (déësis -18 veces): literalmente significa por una necesidad. Normalmente se traduce "oración" excepto cuando  se usa en el mismo texto con el siguiente Término.

Oraciones (proseuché - 36 veces): El término normal para oración. Se usa en el N.T. exclusivamente con referencia a Dios.

Peticiones (énteuxis - 2 veces): Involucra la idea de intercesión.

Acciones de gracias (eucaristía -15 veces): Es el acto de agradecimiento a Dios ("Habiendo dado gracias….")

Confesión (1 Jn 1:9 "confesar" - homologéo): Literalmente es decir la misma cosa; decir de tus pecados lo mismo que dice Dios. (ver ejemplo en Neh. 1:6-7)

c. Hay dos tipos de oración:

1) Mateo 6:6: Privada – en tu aposento, en secreto.

2) Hechos 4:24-31: Pública – en un lugar público porque los motivos son públicos.

2. La Base de la Oración—Cinco Claves       

a. En el nombre de Jesucristo. Después de la obra de Cristo por nosotros en la cruz nadie se ha acercado al Padre en su propio nombre. El que se acerca al Padre lo tiene que hacer en el nombre de Jesucristo, el unigénito Hijo de Dios (Jn. 14:6,13; 16:23-24).

b. El sacerdocio inmutable de Jesús. Jesús por medio del sacrificio de sí mismo hizo el sacrificio perfecto una vez para siempre. Por medio de este sacrificio nos abrió camino al Lugar Santísimo donde él está a la diestra del Padre para hacer intercesión por nosotros (He. 7:24-25; 9:24; 10:19-22; Ro. 8:34)

c. La intercesión del Espíritu Santo. Uno de los ministerios del Espíritu Santo es el de llevar nuestros sentimientos y peticiones al trono de Dios. (Ro. 8:26-27)

d. Las promesas de Dios. Dios contesta nuestras peticiones según cierto criterio,  jamás por capricho. Una de las bases más fuertes a las que un creyente puede aferrarse son en las mismas promesas de Dios. En la Biblia hallamos muchos ejemplos de los siervos de Dios apelando a las promesas de Dios cuando le presentan sus peticiones (Neh. 1:8-11).

e. Los atributos de Dios. Dios es un Dios justo y obra en consecuencia con todos sus atributos. A menudo en las oraciones de los grandes siervos de Dios les hallamos apelando a su misericordia, su amor propio, su nombre, su justicia, etc. (Dan. 9:18-19).

3. El Ministerio de la Oración  (Tres objetivos)

a. Filpenses 4:6-7: Para conseguir la paz con Dios en tu propia vida.

b. 2 Corintios 1:11; Efesios 6:18-20; Colosenses 4:2-4; 2 Tesalonicenses 3:1-2:  Para el beneficio de otros.

c. 2 Corintios 4:15; Hebreos 13:15: Para la gloria de Dios.

4. Los Impedimentos a la Oración

a. Salmo 66:18: El pecado.

b. Malaquías 3:10: El no ayudar a la obra de Dios, no ofrendar o no diezmar (ser rebeldes o desobedientes).

c. Efesios 4:30-32: Malas actitudes.

d. l Timoteo 2:8: Ira y contiendas.

e. Santiago 1:6-7: Dudar (una falta de fe).

f. Santiago 4:17: La negligencia.

g. 1 Pedro 3:7: Problemas matrimoniales (o familiares).

5. Una nota final:

 

"¡Cuan importante es que este gran privilegio no se descuide por los que conocen y tienen esta preciosa verdad!" (Brown, p.19)

 

¿Estás viviendo de acuerdo a tus privilegios como hijo de Dios?

 

Capítulo VI

 

Iglesia Cuyos Miembros Son Salvos

 

"Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas."  (Hechos 2:4)

 

Introducción:

Uno de los grandes problemas que enfrenta la Iglesia Católica y las iglesias  protestantes que practican el bautismo infantil es que llenan sus iglesias de gente no convertida. Ya hemos visto que el gobierno bíblico de cada iglesia ha de ser congregacional; hecho que requiere una membresía regenerada para poder gobernarse según las normas neotestamentarias. Contrariamente, cuando la mayoría de la congregación no es regenerada, las filosofías humanistas reemplazan las enseñanzas bíblicas acerca del gobierno y de la administración de la iglesia.

 

Los bautistas tienen la distinción de ser los primeros y los más fervientes defensores de una iglesia "libre" basada en la asociación voluntaria de los que han profesado a Cristo como su único y suficiente Salvador. Esta doctrina bautista ha sido otro motivo por el cual nuestros antepasados sufrieron de las peores discriminaciones y torturas. Pero gracias a su tenacidad, esta doctrina se ha extendido ampliamente y sigue extendiéndose en países que han sido dominados por la iglesia católica o por otras iglesias estatales durante largos siglos.

 

"Esto significa que la membresía de una iglesia local neotestamentaria consiste solamente en aquellos que: (1) han confesado abiertamente a Jesucristo como Salvador, (2) han demostrado un deseo de obedecer las enseñanzas de la Biblia y (3) están de acuerdo con la doctrina y las normas de la iglesia local." (Brown, p. 20)

 

A. ¿Qué Significa la Palabra "Iglesia"?

 

1. El uso de "Iglesia" (gr. ekklesía) en el Nuevo Testamento

 

La palabra "Iglesia" procede de ekklesía una palabra compuesta griega que quiere decir literalmente "llamar fuera de" (Definición dada en el primer capítulo: Una Iglesia es una congregación de creyentes bautizados por inmersión en virtud de su profesión de fe en Cristo y asociados voluntariamente para adorar a Dios, edificar a los santos y evangelizar a los perdidos). En el Nuevo Testamento se usa 115 veces de tres maneras distintas:

a. La "asamblea" (tamb. "concurrencia") local de los ciudadanos griegos (3 veces en el NT.; Hechos 19:32,39,41).

b. La asamblea o "congregación" de Israel en el desierto (1 vez; Hechos 7:38).

c. La asamblea o "iglesia" que Jesucristo prometió edificar (111 veces).

2. La Palabra "Iglesia" tiene tres aspectos en el Nuevo Testamento:

a. El aspecto institucional: (como "la prensa," o "la familia.")

Varias veces en el Nuevo Testamento se refiere a la iglesia en el sentido institucional, pero su aplicación es siempre a la iglesia local. (19 veces; Mt. 16:18;18:17 (bis); 1 Co. 10:32; 12:28; Ef. 1:22; 3;10,21; 5:23,24,25,29,32; Col.1:18,24; 1 Ti. 3:5,15; 5:16; Stg. 5:14).

b. El aspecto celestial: Dos veces las Escrituras hacen referencia a la asamblea "celestial" que será convocada y congregada en el cielo después del arrebatamiento de los creyentes. En Efesios 5:27 es llamada "una iglesia gloriosa" y en Hebreos 12:23 es llamada "la congregación (ekklesía) de los primogénitos que están inscritos en los cielos". Esta iglesia todavía no existe, se formará en aquel día y será entonces una asamblea local y visible.

c. El aspecto local: Este es el uso normal de "Iglesia" como una congregación local de los redimidos; se usa en este sentido 90 veces en el Nuevo Testamento (Por ejemplo, la Iglesia de Jerusalén, la Iglesia de Corinto, las iglesias de Galacia, etc.)

Resumen del uso de ekklesía en el Nuevo Testamento:

 

Una asamblea cívica griega: 3 veces

Israel congregado en el desierto: 1

La Iglesia como institución: 19

La Iglesia Celestial: 2

La Iglesia Local: 90

ekklesía aparece en el Nuevo Testamento: 115 veces (para los que dicen que no hay Iglesia o que Jesús no fundó una Iglesia)

 

B. ¿Qué Enseña la Biblia acerca de la Membresía de la Iglesia Local?

 

1. Los tres pasos bíblicos hacia la membresía:

En el día de Pentecostés cuando los tres mil se convirtieron al Señor y se añadieron a la Iglesia de Jerusalén, vemos tres pasos que les condujeron de la perdición a la identificación con Cristo y con su iglesia (Hechos 2:41):

a. La salvación. La estructura gramática de esta frase condiciona la declaración de quiénes "fueron bautizados". El texto dice, "los que recibieron su palabra", i.e. los que creyeron el evangelio que les predicó Pedro, "fueron bautizados".

b. El bautismo. El paso siguiente de uno que ha recibido la palabra - que ha creído en el Señor Jesucristo para salvación - es confesarlo públicamente por medio del bautismo. A través de este paso el pecador arrepentido se identifica con Cristo de una manera pública (Hch. 8:36-38).

c. El ser añadido. La pregunta natural es, ¿a qué fueron añadidos? Obviamente la respuesta es a los apóstoles y demás hermanos reuniéndose en el nombre de Cristo, los cuales formaron la primera Iglesia (Hch. 1:15; l Co. 12:28; Efe. 2:20). El bautismo identifica al creyente con la iglesia local que le bautiza y con la doctrina de la salvación que predica (Por ejemplo, salvación por gracia. Otras iglesias pueden enseñar la salvación por fe y obras, salvación por medio del bautismo, etc.).

2. Otras citas bíblicas que hablan de la membresía

a. 1 Corintios 1:2; 2 Corintios 1:1; etc. El hecho de dirigir estas epístolas a ciertas "iglesias" implica una membresía definida. 

b. la Corintios 5:13. La exclusión del pecador de entre ellos sólo tiene sentido si había una lista de miembros.

c. Colosenses 4:10 y Romanos 16:1,2. Pablo recomendó a estas iglesias la aceptación en sus filas de ciertas personas que se iban a trasladar a sus respectivas ciudades.

C. ¿Cuál es la Función de la Membresía de la Iglesia Local?

 

1. Los miembros activos de esta Iglesia tendrán derecho a:

a. Participar en la ordenanza de la Cena del Señor.

b. Tener voz y voto en las reuniones de negocios de la Asamblea General, siempre y cuando cumplan los requisitos necesarios para votar.

c. Aceptar cargos en la Iglesia si reúne los requisitos que el cargo atañe.

d. Casarse por la Iglesia, siempre y cuando su pareja sea un creyente en el Señor Jesucristo y haya sido bautizado bíblicamente.

2. Las responsabilidades de los miembros son:

a. Asistir con fidelidad a la Iglesia siempre que tenga oportunidad.

b. Ser activo en la vida de la Iglesia ejerciendo los dones y las habilidades que Dios le ha dado.

c. Participar en el sostén económico de la Iglesia.

d. Ser un buen testimonio para Dios tanto en la Iglesia como fuera de ella.

e. Hacer su parte en el crecimiento de  la Iglesia al traer a personas nuevas a la misma y ganar almas para Cristo.

f. Orar por la Iglesia, sus dirigentes, sus miembros y sus actividades.

 

Una nota final:  "El creyente debe de cuidarse en relación a las contribuciones a las organizaciones que hacen la competencia a la iglesia local en vez de complementarla." (Brown, p.22)

Comenta