Globered
Consigue tu propia página web
"Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" Hechos 4:12
JESUCRISTO ES EL SEÑOR Y SALVADOR


0 0 0

Historia y Distintivos de la Iglesia Bautista - Parte 4

Historia y Distintivos Bautistas Parte 4

Por: Huperete | Publicado: 14/04/2011 03:33 | | | #Cont:1

Capítulo VII

 

Separación Entre la Iglesia y el Estado

 

"...Y les dijo: Dad, pues, a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios." (Mateo 22:21)

 

Introducción:

Los bautistas creen que la única manera en que el principio espiritual de la libertad de conciencia puede ser garantizado es por el resultado que produce, es decir,  el principio político de la separación de la iglesia y el estado. No hay evidencia histórica de que los bautistas desarrollaran poco a poco esta doctrina. El doctor Mullins escribe: "Parece haber sido un discernimiento intelectual profético, divinamente dado, del significado del evangelio y la enseñanza implícita de las Escrituras. Nótese la frase «enseñanza implícita», porque las Escrituras en ninguna parte ordenan con estas mismas palabras la separación de la Iglesia y el Estado. Se requeriría un discernimiento espiritual para descubrir la doctrina." (E.Y. Mullins, Axiomas de Religión, pp. 41-42)

 

Aunque el principio de la separación de la iglesia y el estado fue incorporado por primera vez en la Constitución de los Estados Unidos, de ninguna manera es una invención norteamericana. El principio fue anunciado mucho antes en el Viejo Continente pero no pudo ser realizado hasta que los bautistas en las colonias americanas insistieron en llevarlo a la práctica. Muchos bautistas sufrían por su convicción de que había de existir una separación entre la esfera del estado y la de las iglesias. Poco a poco colonia tras colonia estableció este principio en sus respectivos ordenamientos jurídicos. Finalmente la opinión bautista prevaleció en la convención constitucional de la nueva nación respecto a esta doctrina. Por eso, los Estados Unidos de América fue la primera nación que pudo garantizar la libertad religiosa a todos sus súbditos porque no reconoció ninguna iglesia como la oficial de la nación. Dada su influencia en la historia posterior, varios países han seguido su noble ejemplo y otros han establecido la practica de "pluralismo" religioso, i.e., el reconocimiento de más de una religión por parte del estado, mientras que otras practican la tolerancia religiosa en mayor o menor grado.

Definición: La separación entre la iglesia y el estado significa que el estado debe proteger los derechos de la iglesia sin dominarla o inmiscuirse en sus asuntos, mientras que la iglesia debe producir ciudadanos responsables que respeten, sustenten y obedezcan a las autoridades civiles siempre si estas no vayan contra la conciencia o las convicciones bíblicas.

A. Dios Ha Establecido el Gobierno Civil

 

1. Dios ha establecido tres instituciones en la tierra:

a. El Matrimonio: Dios planeó y bendijo el matrimonio como institución (Gn. 2:20-25).

b. La iglesia: Cristo la estableció durante su ministerio terrenal  (Mt. 16:18).

c. El gobierno civil: Dios lo instituyó inmediatamente después del diluvio. Los judíos lo llaman leyes de Noé.

2. La base bíblica del gobierno civil:

 

Cuando Dios creó al hombre le dio unas instrucciones sencillas. Pero una vez que éste pecó, Dios dejó al hombre regirse por su propia conciencia  (cp. Gen. 3:4-13). No obstante, diez generaciones después el hombre se había vuelto tan corrupto y malvado que Dios determinó su destrucción  (cp. Gen. 6:5-7). Después del diluvio, cuando Dios hizo pacto con Noé le dio la provisión o posibilidad de la pena capital en los casos de homicidio (Gen. 9:5-6). En esta provisión está la semilla del gobierno civil.

 

Está claro, por supuesto, que la autoridad para ejecutar la pena capital implica también  la autoridad para establecer leyes que gobiernen aquellas actividades humanas y relaciones personales que si no fueran reguladas pronto conducirían al asesinato (i.e. robo, adulterio, apropiación indebida, etc.). Pues, esta instrucción sencilla dada a Noé es la base fundamental de todas las instituciones legales y gubernamentales. (Henry Morris. The Genesis Record, p. 225)

 

B. La Responsabilidad del Creyente Hacia el Gobierno

 

1. Debe Sostenerlo (Romanos 13:1-7)

 

Aunque haya corrupción y despilfarro en el gobierno, el creyente ha de reconocer que "no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas".  Jesús dijo a Pilato: "Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba" (Jn. 19:11).

 

La gran pregunta es: Dadas las condiciones actuales de nuestro gobierno, ¿EL creyente ha de pagar impuestos? Ningún gobierno jamás ha sido tan corrupto y malvado como el de Roma; sin embargo, Cristo dijo: "Dad a César lo que es de César" (Mat. 22:21). Pablo dio a los cristianos que vivían en la misma Roma estas instrucciones: "Pagáis también los tributos..." (Ro. 13:5-7).

 

A veces los creyentes piensan que quedan exentos de ciertas obligaciones porque su "ciudadanía" está en el cielo. Pero debemos fiarnos de las palabras de Jesús al respecto en Mateo 17:24-27 cuando dijo que los reyes cobran impuestos de los extraños, a saber, aquellos que no son sus hijos o parte de la familia real. Cuando Jesús pudo haber rehusado pagar el impuesto del Templo porque su Padre era el propietario del Templo (Jn. 2:16), mandó a Pedro ir de pesca y le dijo que en la boca del primer pez iba a encontrar una moneda con la cual pagaría el impuesto de ambos.

 

2. Debe Sujetarse al El (Tito 3:1)

 

Pablo mandó a Tito que recordara a los creyentes cretenses "que se sujeten a los gobernantes y autoridades, que obedezcan". Esta sujeción es a todas las autoridades sobre el creyente. A pesar de abusos, el creyente no se libra de su deber cívico porque es creyente. Según las Escrituras hemos de obedecer a Dios antes que a los hombres (Hch. 4:19); pero hemos de estar dispuestos también a pagar las consecuencias cuando la autoridad por encima de nosotros reacciona a nuestra respuesta negativa a sus órdenes (Hch. 5:40-41).

 

3. Debe Honrarlo (1 Pedro 2:13-17)

 

De nuevo vemos que las Escrituras nos enseñan el deber de someternos a las autoridades y honrarlas. Hay que tomar en cuenta el escritor humano que escribió estas palabras. Fue el mismo Pedro que antes se opuso a las instrucciones del Sanedrín cuando le mandaron callar y no hablar más en el nombre del Señor Jesucristo. ¿Cuál es la diferencia aquí? Aquí se está hablando de la obediencia en general; no se refiere a una prohibición específica de predicar el evangelio.

 

El honrar a las autoridades significa tenerlas en estima, si no por su persona entonces por el oficio que ocupa. Ellos deben ser honrados por palabra y por hechos para dar testimonio de la fe en el Señor Jesucristo.

 

4. Debe Orar por las Autoridades (la Timoteo 2:1-6)

 

El creyente tiene la obligación moral de orar por las autoridades y por todos los que están en eminencia, a saber, en estima por el cargo que ostentan. Este término incluye las tres divisiones del gobierno: la ejecutiva, la legislativa y la judicial.

 

El versículo dos anima a los creyentes a orar por ellos "para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad". Luego Pablo  nos  recuerda  que Dios "quiere que todos los hombres sean salvos".  Esta frase por su ubicación gramática incluye a las autoridades civiles, y las Escrituras añaden que Cristo murió por todos.

 

El creyente debe criticar menos y orar más por ellas. "Porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas" (Ro. 13:1). "[Dios] muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes." (Dan. 2:21). "Como los repartimientos de las aguas, así está el corazón del rey en la mano de Jehová; a todo lo que quiere lo inclina" (Pr. 21:1).

 

C. La Responsabilidad del Gobierno Hacia la Iglesia

 

1. Los enemigos de la separación entre la iglesia y el estado:

a. Gobiernos autoritarios (p.e., comunismo, dictaduras).

b. Religiones autoritarias (p.e., catolicismo, Islam,  religiones orientales).

c. Indiferencia de parte del pueblo que forma una sociedad.

2. La separación entre la iglesia y el estado significa:

a. El estado garantiza la libertad religiosa para cualquier grupo. Ningún grupo es favorecido más que otro ni existe desigualdad de restricciones o controles.

b. Esto no quiere decir que el estado está en contra de la religión, sino que no favorece a una más que a otra.

3. El Señor Jesucristo dio la enseñanza básica acerca de la separación entre la iglesia y el estado;

a. En Mateo 22:15-22 los fariseos intentaban atrapar al Señor en una cuestión política cuando le preguntaron: "¿Es lícito dar tributo a César o no?". Con una maestría sin par el Señor contestó: "Dad, pues, a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios". En una palabra, Jesús reconoció la legitimidad de ambos reinos:  uno es político y terrenal y el otro es religioso y espiritual. Aunque hay esferas de coexistencia entre ambos, no se deben confundir.

b. Los bautistas tienen la distinción de haber entendido este principio y haber hecho todo lo posible para ponerlo en práctica,  hasta sufrir el martirio. Gracias a su constante influencia y su fidelidad al principio de separación entre la iglesia y el estado, los creyentes actuales gozan de plena libertad en varios países y de una amplia tolerancia en muchos más.

c. Los creyentes en cualquier país libre deben alabar a Dios por tantos privilegios, oportunidades y libertades, y deben vigilar siempre por su mantenimiento.

D. La Separación Personal del Creyente del Mundo.

Esta separación se enseña en pasajes como Ro. 12:1-2; 1 Jn. 2:15-17 y 2 Co. 6:17-18.

 

E. La Separación Eclesiástica de la Apostasía.

A los bautistas siempre se les ha considerado como "separatistas." La enseñanza bíblica la encontramos en 2 Co. 6:14-17; Ro. 16:17 y 2 Jn 10-11. Significa que los creyentes no pueden asociarse con otros que teniendo el nombre de "cristianos" predican doctrinas falsas o apóstatas.

 

Capítulo VIII

 

Todo Individuo Tiene Libertad de Conciencia

 

"De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí" (Romanos 14:12)

 

Introducción:

"El papel preponderante de los bautistas en pro de la libertad religiosa es su contribución más grande al protestantismo. Ha sido nuestra psyche (espíritu); nuestra obsesión. La concreción de este principio en la historia política es un logro bautista. Los anabautistas del siglo 16 en el continente europeo y los separatistas del siglo 17 en Inglaterra lo enunciaron en sus declaraciones y Confesión de Fe. Sin embargo, la incorporación del principio en la constitución de un sistema político ha sido la hazaña de los bautistas norteamericanos. Su fidelidad a este principio ha provocado los elogios de muchos historiadores. profanos y eclesiásticos. Verdaderamente los bautistas fueron los "protoevangelistas" del voluntarismo. No es de sorprender que con tales abuelos espirituales, el bautista moderno, incluso él de habla castellana, lleve como parte fundamental de su modo de ser una ineludible vocación de libertad (...) El principio surge de una profunda convicción de que el hombre es personalmente responsable ante Dios. En otras palabras, Dios creó al hombre "a su propia imagen" y le dotó del derecho inalienable de ser libre. La ley moral de Dios demanda una responsabilidad que emana de la libertad. "Partiendo de esta base, es preciso aclarar que la tolerancia religiosa, no importa cuan benévola sea, ¡no es libertad religiosa! Surge de la conveniencia eclesiástica y política. La tolerancia implica que el gobierno concede la libertad, no que reconoce la libertad como una dádiva de Dios. La interpretación romana de la libertad «como la libertad de abrazar la religión verdadera» es nada más que una tolerancia de acomodo, frente a otras denominaciones. Según los bautistas, la libertad es: La libertad, dada por Dios, de creer (conciencia), de adorar (culto) y de propagar (prensa, radio, etcétera) la fe sin coerción gubernamental o interferencia clerical." (Justo C. Anderson. Historia de los Bautistas, Tomo I, pp.71,72)

 

Definición: "Cada hombre tiene el derecho de interpretar las Escrituras, de acogerse a ellas y de profesar y adorar en la manera que él cree que la Biblia enseña." (Brown, p. 27)

 

A. El Hombre Fue Creado Como Individuo

 

1. Dios creó a cada individuo a ser distinto de los demás.

Antropológicamente no hay dos seres exactamente iguales respecto a su aspecto físico. Además cada persona se caracteriza por su propia inteligencia, voluntad y emociones.

 

2. Dios creó al hombre como ser racional dotándole de conciencia y determinación propia.

 

Es por esto que el primer hombre pudo escoger libremente la desobediencia. El mandamiento de Dios a Adán de no comer del árbol de la ciencia del bien y del mal (Gen. 2:16-17) y su pregunta posterior a Adán: "¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses?" sólo tienen sentido si el hombre podía elegir a obedecer o no. (cp. Ro. 5:19).

 

3. Dios obra en cada persona como individuo:

a.  En cuanto a la gracia dada (Efe. 4:7).

b.  En cuanto a los dones espirituales (l Co. 12:7,11).

c.  En cuanto al servicio (Ro. 12:6-8)

B. El Hombre Escoge Como Individuo

 

1. Cada persona mayor toma sus propias decisiones.

En líneas generales cada persona suele tomar las decisiones que le afectan directamente (puede haber circunstancias que le niegan este derecho,  o que otros por imposición las toman por él.

a.  La decisión más grande que el hombre jamás puede tomar en la vida es la de recibir por la fe al Señor Jesucristo como su Salvador personal y único (Jn. 1:12; Hch. 2:40-41).

b.  La decisión continua del creyente es la de escoger servir al Señor fielmente. Aunque debe haber un momento de crisis cuando se toma esta decisión, ella necesita ser renovada a diario en la vida del creyente (Ro. 12:1-2; l Co. 15:31; Gál. 2:20).

2. Cada creyente debe formular sus propias convicciones.

a. El creyente nunca debe seguir ciegamente a un líder o a un movimiento. Todas las religiones falsas y las sectas utilizan la táctica de programar un solo credo, dogma o forma de pensar en sus adeptos. No quieren que piensen por sí; les quieren controlar. Sin embargo, la Biblia dice: "Cado uno esté plenamente convencido en su propia mente" (Ro. 14:5).

b. El creyente ha de escudriñar regularmente las Escrituras por sí mismo. No es suficiente llevar la Biblia a los cultos y seguir al Pastor o al profesor de la escuela dominical. Hemos de seguir el ejemplo de los creyentes en Berea que eran más nobles que otros creyentes porque "recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así." (Hch. 17:11).

C. El Hombre es Enseñado Como Individuo

 

1. El Espíritu Santo enseña a aquellas personas que tienen la mente y el corazón abiertos.

a. El Espíritu Santo enseña,  no imparte la verdad  (1 Jn. 2:27). Cada creyente tiene la  responsabilidad de  buscar la verdad,  luego es el Espíritu quien alumbra al creyente respecto al entendimiento y la aplicación de la verdad descubierta.

b. El Espíritu Santo enseña acerca de  todas las cosas, "...la misma unción os enseña acerca de todas las cosas..." (1 Juan 2:27, RVA).Por algún motivo los traductores de la RV 60 omitieron la preposición "acerca de" que se halla correctamente incluido en la Antigua Versión y la Actualizada. Esto significa que los creyentes aprenden la verdad con la ayuda del Espíritu Santo; de modo que cada creyente debería estudiar y leer la Palabra en dependencia de la ayuda del Espíritu Santo (ver 2 Ti. 2:15; He. 5:11-14).

2. El Señor declaró que el ministerio del Espíritu Santo incluye la enseñanza de los creyentes. El Señor Jesucristo prometió enviar el Espíritu Santo para enseñar a los creyentes de esta dispensación, "El os guiará a toda la verdad" (Jn. 16:13).

 

D. El Hombre Es Tratado Como Individuo

 

1. Dios no hace acepción de personas.

b. Pablo dijo lo mismo al declarar que delante de Dios no hay acepción de personas (Gál. 3:28; Col. 3:11).

c. Dios puede recibir a cualquiera persona que cree en su Hijo porque ha puesto todos bajo el pecado y condenación a fin de poder tener misericordia de todos (Ro. 3:9-12, 23; 10:9-13).

2. Los bautistas respetan esta enseñanza.

Los bautistas, a menudo perseguidos por otros, jamás han perseguido a aquellos que difieren de su opinión particular. Los bautistas siempre han defendido la doctrina de la libertad de conciencia o la libertad del alma de escoger. Los bautistas creen que cada persona tiene el derecho de decidir acerca de ser miembro de una iglesia, acerca de su destino perpetuo, y acerca de la veracidad de las enseñanzas bíblicas.

 

E. El Hombre Es Juzgado Como Individuo

 

1. Ya que Dios ha dado a cada persona la capacidad de tomar decisiones, le responsabiliza por ellas.

a. Un día en el futuro cada persona que ha vivido en este planeta sin haber confiado en el Señor Jesucristo para la salvación, tendrá que pasar por el Gran Trono Blanco (Ap. 20:11-15; Lc. 12:48).

b. Antes de aquel día, todos los creyentes desfilarán de uno en uno ante el Tribunal de Cristo (Ro. 14:10-12) para ser juzgados "según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo." (2 Co. 5:10; 1Co. 3:13-15; 4:5).

2. "Con tanta libertad dada libremente a cada persona, también viene la responsabilidad de dar cuenta a Dios mismo." (Brown, p. 30)

Comentarios
Marvin Jarquin Loria
Marvin Jarquin Loria
Gloria HA Dios por la forma manera tan amplia de explicar todo lo relacionado a los Bautistas,Es una bendcion de Dios tener haora esta informacion.
Comenta